Las cuerdas, un elemento imprescindible en los almacenes y naves industriales

Las cuerdas, un elemento imprescindible en los almacenes y naves industriales

Una nave industrial es una especie de submundo en el que convive tecnología de diferente clase y utilidad. Un simple paseo por una de las naves industriales españolas bastaría para darnos cuenta de lo que queremos decir. El volumen y la calidad de la maquinaria que emplean estas empresas es muy diverso. Los usos de la misma también difieren de un modo importante. Así como cada uno de los operarios tiene funciones bien diferenciadas, las máquinas tienen propósitos exclusivos pero, eso sí, trabajan por un mismo objetivo: hacer más fácil el trabajo.

Además de todas esas máquinas, pallets, robots, cintas transportadoras, etcétera, hay un elemento que también tiene su importancia dentro de una nave industrial y que también consigue ese propósito de facilitar el trabajo. Se trata de las cuerdas, que a pesar de la revolución tecnológica que venimos viviendo desde hace años, continúan siendo de especial utilidad por ejemplo en trabajos como el transporte de mercancías.

Son muchos los que continúan confiando en la fiabilidad y la rigidez de las cuerdas para hacer que su trabajo dentro de la nave industrial sea más sencillo. En efecto, Cuerdas Valero, una de las entidades que trabaja en materiales como los descritos, ha constatado que, de hecho, en los últimos tiempos se han incrementado las peticiones de cuerdas por parte de empresas que tienen a su disposición grandes almacenes y naves logísticas.

Algo así no puede ser casualidad. Está claro que la utilidad de las cuerdas está fuera de toda duda y que ese es el motivo que explica el porqué del aumento de su uso a nivel industrial. El transporte de las mercancías, su correcta sujeción y su distribución se hacen, de este modo, con unos mayores estándares de calidad, de seguridad, de eficacia y de eficiencia, algo que es de agradecer por parte de todos los profesionales del sector.

Son muchas las posibilidades que se abren gracias a elementos como las cuerdas. Existen cuerdas de todo tipo, de sisal, de fibras naturales, elásticas, hilos de rafia, de poliéster… Todo depende de qué pretendamos hacer con ellas. Las aplicaciones son enormes y no se han reducido a pesar de que las aplicaciones tecnológicas también han contribuido de manera sustancial para hacer del trabajo en el almacén o en la nave mucho más cómodo y eficaz.

La contratación inmologística viene creciendo con fuerza en los últimos tiempos

Uno de los mejores barómetros para saber qué viene ocurriendo en la economía española en los últimos tiempos es ver qué está pasando con la contratación logística en nuestro país. Y lo cierto es que los datos en ese sentido vienen siendo un verdadero respiro para España. En concreto, y según los datos que ha publicado El Vigía recientemente, la Comunidad de Madrid inició el año 2018 con el mayor volumen de contratación inmologística de los últimos años.

Pero el poder de las cifras no termina ahí. El portal Cadena de Suministro, uno de los más especializados del sector de la logística y el transporte, aseguró que durante todo el año 2017 el volumen de contratación logística también dentro de la Comunidad de Madrid creció un 126%, un dato que, unido al que ya hemos comentado, hablan a las claras de la recuperación del sector y de la economía en general.

Pero, ¿qué es lo que está haciendo que aumente la contratación de almacenes y naves industriales? No cabe duda de que es el comercio electrónico el que ha hecho que el sector se venga tan arriba de un tiempo a esta parte. La necesidad de hacer entregas de pedidos en un tiempo cada vez más reducido es lo que está haciendo que grandes empresas como Amazon o como El Corte Inglés aumenten sus niveles de contratación durante los últimos años. Esa necesidad, no obstante, ha sido algo habitual en empresas de todo tipo y que no necesariamente son del volumen de las dos compañías que acabamos de comentar.

El volumen de contratación de almacenes seguirá creciendo, a buen seguro, en los próximos años. El comercio electrónico avanza de manera increíble y eso lleva implícitas un montón de cuestiones. Entre ellas, la logística, que juega un papel fundamental y que cada vez gana más peso dentro de lo que los clientes entienden por calidad en el servicio.