Como convertir tu negocio en una empresa 2.0 viable y con un futuro prometedor

Como convertir tu negocio en una empresa 2.0 viable y con un futuro prometedor

En un mundo cada vez más competido y reñido gracias al avance de internet, todos los empresarios debemos de buscar las fórmulas adecuadas para que nuestra empresa prospere y siga creciendo año a año. Esta es una tarea difícil en una época en la que la red permite que a golpe de clic compremos lo que necesitamos en cualquier parte del mundo y tan solo unas horas después lo recibamos en nuestros domicilios. Esto supone que, si obviamos el avance tecnológico, en pocas fechas nos quedaremos fuera del mercado ya que habrá otros muchos que oferten lo mismo que nosotros al mismo precio. Es por ello por lo que, si no queremos renunciar a nuestro nicho de mercado, tendremos que convertirnos en una empresa 2.0 y estar siempre a la última, tecnológicamente hablando.

Una empresa 2.0 es aquella es que toma como guía a las webs 2.0 y marca en ellas su referencia en lo que se refiere al uso de herramientas de software social. Este tipo de empresas no solo pretende mejoras en la comunicación externa, sino que también cambios más profundos relacionados con la identidad de las personas que en ella trabajan, así como en las relaciones entre ellas. Esto se implementaría como una herramienta más a la hora de realizar la gestión de negocios que tengamos entre manos.

Una empresa 2.0 es capaz de transformar sus operaciones y forma de trabajo, y lo hace creando redes sociales entre sus clientes, empleados y asociados. El hecho de llevar esto a cabo, permite que todo el mundo esté en constante comunicación desde el consumidor final hasta el operario que llevó a cabo el producto y es que, mediante la suma de todos los puntos de vista, el producto final será siempre mucho mejor.

Capacidad de extender la presencia y alcance más allá de los límites locales. Al estar todos conectados en red, seremos capaces de llegar a todos aquellos lugares que posean conexión a internet, ya sea vía móvil u ordenador y con ello, tendremos una campaña mucho mayor que solo delimitaremos nosotros en función de cuales sean nuestros potenciales clientes.

Utilizar blogs u otro tipo de contenidos para documentar en tiempo real como va día a día nuestra empresa. De esta forma, todas aquellas personas que se interesen por nuestra compañía pueden estar informadas al minuto y de forma oficial mediante nuestros diferentes canales de comunicación corporativos.

Seremos capaces de hacer converger voz, datos y vídeo a través de un solo medio que es el de internet. Los medios convencionales no nos aportan esta posibilidad y es que en radio solo tendríamos voz, en prensa, datos y aunque la tele es quizá lo más parecido porque conjuga las tres opciones, la realidad es que no es así, puesto que internet nos abre la posibilidad de que la comunicación sea bidireccional y directa, mientras que la televisión sigue siendo unidireccional y no podemos interactuar con ella.

Con la implantación de la empresa 2.0 disfrutaremos de las ventajas competitivas de una empresa grande. El margen que nos otorga internet nos hace plantearnos campañas propias de grandes multinacionales y es que por un precio reducido podemos contratar grandes acciones que lleguen a miles de potenciales clientes, a los que, además, podemos escoger nosotros en función de su edad, sexo, lugar de residencia… algo que hasta ahora no era posible y que solo estaba al alcance de grandes empresas que tenían la capacidad de segmentar sus campañas.

Las acciones de captar, reclutar y fidelizar talento en las pymes son otras de las más propias de una buena empresa 2.0 y es que haciendo las cosas bien, conseguiremos un futuro cargado de éxitos, empresarialmente hablando.

Otras soluciones para convertir nuestro negocio en una empresa 2.0

Poder ofrecer la libertad a nuestros empleados de trabajar desde cualquier lugar es algo que la empresa 2.0 puede hacer y es que solo les basta con estar conectados a la red. Un trabajo que hasta no hace mucho tiempo estaba limitado a una oficina con el gasto de recursos innecesarios como alimentación, espacio y transportes que ello conlleva. Sin embargo, en caso de tener que acudir a la sede, hoy en día es posible hacerlo aunque nadie esté allí para abrirnos ya que con las soluciones que nos ofrece Delbin Ingeniería, podemos disponer de servicios de control de acceso remotos así como de domótica, que harán nuestra empresa mucho más inteligente y preparada para un futuro prometedor.