Cuánto cuesta una sonrisa perfecta

Cuánto cuesta una sonrisa perfecta

Son muchas las personas que lo primero que hacen al ver a otra es fijarse en su sonrisa. Es lo primero que entra por los ojos. Una dentadura correcta, con todas sus piezas dentales bien colocadas, y limpia es sinónimo de tener el primer paso dado. Pero tener una sonrisa perfecta no es fácil. Para ello hay que ser muy constante e invertir en tu boca. ¿Cuánto cuesta tener una dentadura de película?

Estos son algunos de los tratamientos dentales que se realizan en la Clínica Cool Dent y que harán que tengas una sonrisa de 10.

El más básico es el famoso blanqueamiento dental. En la primera visita se realizan unas réplicas de la boca del paciente, a partir de las cuales se confeccionarán unos moldes de plástico transparentes que se adaptarán a los dientes y albergarán el gel blanqueador.

Una vez hecho los moldes, el blanqueamiento se realiza en dos fases, una en la consulta y otra en casa. En la primera fase se realiza una limpieza con pulido de la superficie de los dientes para eliminar impurezas. A continuación se aplica el gel blanqueador junto con la luz LED durante unos 40 minutos. Esto produce un aclaramiento inicial importante.

En la segunda fase, el tratamiento continúa en casa. Se le entrega al paciente sus moldes y producto blanqueador para que se lo aplique unas dos horas al día durante 10-15 días. Al finalizar el tratamiento, se revisa el estado y color de los dientes, comparando mediante fotografías y guía de colores el resultado obtenido.

La eficacia del tratamiento es proporcional al grado de oscurecimiento de los dientes que han sido oscurecidos a lo largo de los años por sustancias colorantes, como por ejemplo el tábaco, el café o el alcohol. El tratamiento resulta menos eficaz, e incluso inútil, en dientes oscurecidos por alteraciones intrínsecas, como ingesta de tetraciclinas durante la infancia, hipoplasias congénitas de esmalte, etc.

La American Dental Asociation (ADA), tras un riguroso seguimiento de varios años, señalaba que no existen efectos perjudiciales ni para los dientes, ni para la salud por el uso, incluso prolongado, de los geles blanqueadores. La única desventaja que puede presentarse es sensibilidaden las encías durante los primeros días. La duración depende en gran medida del tipo de alimentación que siga el paciente tras el tratamiento. Así, como te decíamos, en una persona fumadora, que bebe vino tinto y café regularmente, el efecto del blanqueamiento se perderá con más rapidez.

No obstante, los primeros días tras el tratamiento, hay que seguir una dieta blanca, que consiste en tomar alimentos sin colorantes, como leche, yogures naturales, arroz, pasta, pescado… y eliminar radicalmente todos los que tiñen (café, vino tinto, chocolate, remolacha, tomate, zanahoria…). Una vez al año conviene hacer un tratamiento de recuerdo para mantener el resultado, es decir, volver a aplicar el gel en el molde durante dos o tres días.

Carillas

Se emplean fundamentalmente para enmascarar anomalías del color de los dientes que no pueden tratarse mediante el blanqueamiento convencional. También se emplean para disimular alteraciones en el tamaño o forma dentales, confiriendo al diente un aspecto más ideal.

Se trata de finas láminas de porcelana que se colocan cubriendo toda la superficie anterior de los dientes mediante un adhesivo especial. Precisan de fase de laboratorio. Con ellas podemos modificar la forma del diente, ligeras malposiciones y el color.

Coronas

Son un recubrimiento total del diente que simula toda la anatomía coronaria. Se utilizan cuando el diente está muy deteriorado y no puede ser restaurado con una restauración o empaste convencional. En los últimos años la demanda por restauraciones estéticas sin metal ha venido en aumento de manera considerable. Por lo tanto, las restauraciones sin metal se han convertido en una parte integral en la industria de la odontología estética.

Con ellas se consigue un resultado más estético y natural; la ausencia de aleaciones de metal en las piezas permite obtener una mayor naturalidad, no viéndose el borde oscuro con el transcurso del tiempo, como con el metal.

Dependiendo de la persona puede costar un precio u otro, pero en esta clínica cuentan con importantes promociones para evitar que el gasto sea mayor. Aunque está claro que viviendo en la era de la imagen, gastar dinero en la boca no es un gasto, sino una inversión. Tiempo al tiempo.