Enología en Barcelona

Enología en Barcelona

Recuerdo perfectamente cómo empezó la afición por la enología en mi grupo de amigos, salíamos del cine de ver “Entre Copas”, una película en la que un par de amigos aficionados a la enología se deciden a hacer una ruta de vino llena de aventuras y anécdotas.

Nos pareció una experiencia interesante, no es que ninguno de nosotros fuese un experto en enología, a penas alguno de la pandilla había ido a alguna cata de vinos, y solo alguno de nosotros había visitado una bodega pero, lo cierto es que la enología nos llamaba cada vez más la atención.

Como vivíamos en Barcelona, teníamos fácil encontrar establecimientos especializados y empezamos a visitar algunos de los sitios de referencia en vinos de la ciudad.

Cataluña ofrece una gran variedad de denominaciones de origen, propuestas de escapadas, hoteles y bodegas especializados en este sector así que empezamos con alguna que otra escapada de fin de semana, pero pronto empezamos a interesarnos en hacer una buena ruta por la zona.

Ruta del vino en Penedés

Una de las rutas más conocidas en Cataluña es la del Penedés, se trata de una ruta que comienza en Barcelona y sigue por Sitges, el Vendrell y las famosas localidades de Sant Sadurni y Villafranca. El cava es una parte fundamental del mundo del vino en Cataluña y Penedés ha evolucionado de modo que, a las grandes empresas y los pequeños cavas familiares se les suman proyectos que conjugan tradición y modernidad y que buscan en la agricultura ecológica una manera de producir un producto diferente y de gran calidad.

Fue en esta ruta donde terminaría conociendo al que sería mi pareja actual, un auténtico amante del vino. También era la primera vez que hacía esta ruta rodeada de viñas y bodegas en un paraje natural excepcional junto a la costa mediterránea.

Nos conocimos entre catas comentadas, degustaciones, visitas a viñedos y lagares y los más variados eventos. Disfrutamos de su bebida de fama universal: el cava, y brindamos por un futuro prometedor.

No sé si sería el hacho de brindar con el mejor cava o la inspiración de los viñedos catalanes pero el vino entraría a formar parte de mi vida para siempre, nunca lo hubiera imaginado años antes pero ahí estaba hablando de vino como la mayor entendida y degustando algunos de los mejores vinos del país.

Empezamos a organizar eventos temáticos especializados en vino, catas y sesiones que se fueron haciendo cada vez más populares. Al principio nos costó un poco encontrar un proveedor que tuviera todo lo que necesitábamos porque queríamos para crear nuestra pequeña vinatería, ya que necesitábamos copas especiales, cubiteras, oxigenadores, entre otros artículos muy específicos y difíciles de encontrar.

Finalmente, la solución más práctica nos la dio un experto en vino que conocimos en una de nuestras catas, nos habló de la empresa Exportcave, especializados en productos para el sector de alimentación y bebidas y para suministro de hostelería.

De hecho, cuentan con un amplísimo catálogo de productos y la mejor relación calidad-precio que pudimos encontrar. Una vez que tuvimos todo listo, abrimos las puertas a nuestros amigos más cercanos.

En realidad, no pensábamos en profesionalizarnos sino más bien en disfrutar de nuestra afición, pero al final cuando haces algo con pasión y dedicación empieza a tomar cuerpo, como el buen vino que gana con los años.