¿Qué hacer en caso de que un empleado haya sufrido un accidente eléctrico?

¿Qué hacer en caso de que un empleado haya sufrido un accidente eléctrico?

Los accidentes eléctricos producidos en las empresas que trabajan dentro de este sector se suelen caracterizar por dos factores: no son frecuentes, pero sin embargo, cuando suceden, suelen ser de los accidentes laborales más graves, pudiendo ser mortales o bien dejar secuelas que pueden cambiar la vida del accidentado de una forma dramática.

Uno de los motivos de la baja frecuencia de estos accidentes se debe al desarrollo de procedimientos de trabajo seguro y normas de operación que todos cumplen de forma estricta al ser la  única garantía del trabajador para estar protegido y minimizar los posibles daños en caso de que ocurra este tipo de accidentes tan graves.

Así, los procedimientos y normas de operación desarrolladas por las diferentes empresas del sector eléctrico tienen como punto de partida lo indicado en el RD 614/2001, de 8 de junio, sobre disposiciones mínimas para la protección de la salud y seguridad de los trabajadores frente al riesgo eléctrico y su desarrollo en la Guía Técnica publicada por el INSHT.

Si quieres enterarte de todas las medidas y las normativas que garantizan la seguridad de los trabajadores del área, y más importante aún, como se puede proceder en caso de un accidente, sigue leyendo e infórmate de todo gracias a los expertos en prevención de riesgos en centrales eléctricas de Pasero.

Principales peligros de la electricidad

Primero debemos conocer los riesgos a los que nos enfrentamos:

  1. Estos peligros no son perceptibles por los sentidos del humano.
  2. No producen olor, solo se detectada cuando en un corto circuito se descompone el aire apareciendo Ozono.
  3. No es detectado por la vista.
  4. No se detecta al gusto ni al oído.
  5. Al tacto puede ser mortal. El cuerpo humano actúa como circuito entre dos puntos de diferente potencial. De forma que no es la tensión la que provoca los efectos fisiológicos, sino la corriente que atraviesa el cuerpo humano.

Es adecuado indicar que no sólo un accidente en Alta Tensión (AT) puede producir consecuencias graves (e incluso la muerte) al trabajador (si bien pueden resultar más violentos en cuanto a la cantidad de energía liberada en el accidente), también los que ocurren en Baja Tensión (BT) pueden tener un fatal desenlace en caso de no seguir de forma adecuada los procedimientos de trabajo seguro.

Por eso, hay que hacer una buena labor de concienciación de los trabajadores cuando están realizando este tipo de actividades, ya que pueden incurrir en la falsa percepción de un menor riesgo y poder obviar alguna de las indicaciones básicas para la realización del trabajo o no hacer el uso correcto de los equipos de protección, entre otros errores fatales.

Posibles fuentes de los accidentes eléctricos

Los efectos que pueden producir los accidentes de origen eléctrico dependen de:

  • Intensidad de la corriente.
  • Resistencia eléctrica del cuerpo humano.
  • Tensión de la corriente.
  • Frecuencia y forma del accidente.
  • Tiempo de contacto.
  • Trayectoria de la corriente en el cuerpo.

Es importante saber que todo accidente eléctrico tiene origen en un defecto de aislamiento y la persona se transforma en una vía de descarga a tierra. Al tocar un objeto energizado o un conductor con la mano, se produce un efecto de contracción muscular que tiende a cerrarla y mantenerla por más tiempo con mayor firmeza.

Otros aspectos importantes a tener en cuenta que pueden provocar un accidente eléctrico

  • Utilizar herramientas no aislantes que no sean adecuadas para los trabajos a desarrollar.
  • Exceso de confianza del trabajador
  • Realizar los trabajos con situaciones climatológicas adversas (tormenta, lluvia…)
  • Falta de análisis y planificación previa del trabajo.

Clasificación de los accidentes eléctricos

  • Accidentes por contacto directo. Son provocados por el paso de la corriente a través del cuerpo humano, y pueden provocar electrocución, quemaduras y embolias.
  • Accidentes indirectos. Implican los siguientes:
    • Riesgos secundarios por caídas luego de una electrocución.
    • Quemaduras o asfixia, consecuencia de un incendio de origen eléctrico.
    • Accidentes por una desviación de la corriente de su trayectoria normal.
    • Calentamiento exagerado, explosión, inflamación de la instalación eléctrica.

Prevención: las cinco reglas de Oro para la realización de trabajos sin tensión

Como todos saben, la mejor forma de actuar frente a un accidente es prevenirlo. Para esto, debes seguir este ABC de la seguridad:

  • Apertura con corte efectivo de todas las fuentes de tensión.
  • Bloqueo de circuitos para prevenir cualquier posible realimentación. Siempre cuidando señalizar estos bloqueos de modo que los demás trabajadores sepan identificar con facilidad esta situación y poder evitar cualquier cambio accidental del estado eléctrico de la instalación que puedan derivar en un accidente/incidente para el trabajador.
  • Comprobación de ausencia de tensión. Ésta, deberá realizarse con los medios adecuados a la tensión que circula por el conductor y a las instrucciones del fabricante.
  • Poner a tierra y en cortocircuito. El cable utilizado debe tener la sección adecuada a la tensión de la instalación que se va a poner a tierra y estar en un estado de conservación adecuado para que cumpla de forma efectiva su cometido.
  • Proteger frente a elementos próximos en tensión, además de establecer una señalización de seguridad para delimitar la zona de trabajo. Y al igual que en el primer punto, debemos proteger las posibles fuentes de tensión próximas para evitar contactos accidentales (capuchones, apantallamiento, telas vinílicas…)

No obstante, aunque estas 5 reglas de oro son muy efectivas, igual se deben tomar otro tipo de medidas según el método por el cual se vayan a realizar los trabajos, para garantizar aún más la seguridad:

  • Contacto
  • A Distancia
  • A potencial

Además, sólo el personal con Formación e información deberá realizar trabajos con riesgo eléctrico de acuerdo a su cualificación, y se deberán respetar las Distancias de Seguridad de acuerdo a lo indicado en el RD 614/2001.

Utilización de los equipos de protección adecuados

Los trabajadores también deben contar con:

  • Ropa de protección contra el arco eléctrico
  • Botas de seguridad sin elementos metálicos
  • Casco de seguridad con pantalla facial de protección contra el arco eléctrico
  • Guantes aislantes (de acuerdo a la tensión de la instalación), ignífugos y mecánicos

Medidas preventivas ante riesgos eléctricos

  • Antes de iniciar cualquier trabajo en baja tensión, se considerará que todos los cables conductores llevan corriente eléctrica, de esta manera tendrás que comprobar previamente, mediante un verificador, la ausencia de tensión.
  • No se deben realizar trabajos en instalaciones eléctricas de ningún tipo si no se tiene la formación y autorización necesarias para ello.
  • Debe tratarse de aumentar la resistencia del cuerpo al paso de la corriente eléctrica mediante la utilización de los equipos de protección individual adecuados, que detallamos en el punto anterior.
  • Debe evitarse la utilización de aparatos o equipos eléctricos en caso de lluvia o humedad cuando los cables u otro material eléctrico atraviesen charcos, los pies pisen agua o alguna parte del cuerpo esté mojada.
  • En ambientes húmedos hay que asegurarse de que todos los elementos de la instalación responden a las condiciones de utilización prescritas para estos casos.
  • Debe evitarse realizar reparaciones provisionales. Si un cable está dañado, reemplázalo por otro nuevo, al igual que debes hacer con los enchufes eléctricos en mal estado.
  • Toda máquina portátil eléctrica deberá disponer de un sistema de protección, siendo el más usual el doble aislamiento .
  • Las herramientas manuales deben estar convenientemente protegidas frente al contacto eléctrico y libres de grasas, aceites y otras sustancias deslizantes.
  • No deben instalarse adaptadores (“ladrones”) en las bases de toma de corriente, ya que existe el riesgo de sobrecargar excesivamente la instalación; ni deben utilizarse cables dañados, clavijas de enchufe resquebrajadas o aparatos cuya carcasa tenga desperfectos.

¿Qué hacer en caso de que ocurra un accidente?

En caso de que se produzca un accidente eléctrico es de vital importancia saber cómo se debe actuar, debiendo aplicar el protocolo P.A.S. (Proteger, Avisar, Socorrer) de forma correcta:

1.- Cortar el paso de la corriente a través de la víctima, mediante dos formas posibles:

  • Desconectando la corriente
  • Separando físicamente el accidentado mediante una superficie aislante, pértiga de salvamento y banqueta o alfombra aislante.
  1. Nunca deberemos tocar a un trabajador que sigue en contacto con el conductor sin haber realizado previamente el paso 1.
  2. Avisar rápidamente a los servicios médicos para su traslado a un centro hospitalario.Comunicación en la cual se debe intentar aportar la información más concreta posible sobre el accidente y estado del accidentado, de forma que los profesionales sepan como actuar ante el accidente.
  3. Si no respira, realizar al accidentado la reanimación cardiorrespiratorioel tiempo necesario hasta que se personen los profesionales sanitarios.
  4. En caso de quemaduras cubrirlo con una manta, no quitarle la ropa.

Podemos concluir que, aunque los accidentes por riesgo eléctrico suelan tener un fatal desenlace, podemos evitarlos, o en cualquier caso minimizar sus consecuencias, tomando todas las medidas preventivas oportunas y cumpliendo rigurosamente con los procedimientos de trabajos y normas de operación. Y, en caso de que no se den todas las condiciones anteriores, es importante que no se comience ningún trabajo.