En materia de seguridad vial, acude siempre a un auténtico profesional

Desde que a nuestro pequeño pueblo manchego se le declaró “Conjunto Histórico-Artístico” por Real Decreto y después de haber sido reconocido como siendo uno de los pueblos más bonitos de España, ¡hay que ver la multitud de gente de todas partes que acude a visitarlo! Por ello, y porque en materia de seguridad vial hay que acudir siempre y obligatoriamente a un profesional reconocido, nuestro pueblo decidió confiar en esta empresa fabricante de sistemas de protección de carreteras, Industrias Duero, una sociedad líder en el mercado español en materia de seguridad vial, para que la carretera de nuestro hermoso pueblecito sea una de las más seguras de España, si bien es sabido que el riesgo 0 no existe…

Pues, se trata en efecto de una de las principales compañías de seguridad vial a nivel no sólo nacional sino que también internacional. Hay que saber que esta empresa –de la que seguro habéis oído hablar alguna que otra vez– puede presumir de tener más de 63 años de experiencia internacional y que vende nada más y nada menos que en 4 continentes y a 83 países. Además, sus productos para la protección de las carreteras se venden con todas las garantías de calidad según las normativas vigentes internacionales (conforme a la Normativa Europea UNE EN ISO 1461, conforme a British Standards Institution (BSI), normas AASTHO) y están certificados siempre por organismos homologados, como por ejemplo la NF (Norma Francesa), los Sistemas Norma Española o los Sistemas Portugueses, etc., y fabricados con acero galvanizado en caliente por inmersión, lo cual atesta de su robustez y solidez.

Un pueblo de ensueño “enamorado” de su montaña

Nuestro pueblo es verdaderamente un pueblo de ensueño y cada vez va cobrando más fama debido a la publicidad que se le está dando. Últimamente, vienen para verlo y admirarlo turistas de todo tipo: tanto nacionales como del extranjero, turistas sobre todo a quienes les encanta la naturaleza, la historia y el deporte al aire libre. ¡Es que nuestro pueblo tiene mucho por ofrecer! Es una auténtica joya en todos los sentidos y para todos los sentidos. Tan sólo al llegar, al visitante le sorprende que éste esté ubicado en la ladera de una montaña y que se encuentre rodeado por un bonito río y gobernado a lo alto por un castillo construido por los almohades entre los siglos XII y XIII y situado sobre una peña formada por la hoz del río, desde donde se puede divisar toda la población. Las casitas blancas, dispuestas ellas también en la ladera de la montaña e incrustadas en la roca, ofrecen un espectáculo digno de ver y de lo más pintoresco. De hecho, casas denominadas “casas-cuevas” hay muchas en las que alojarse y disfrutar de su frescor cuando fuera el termómetro roza o supera los 40º alegremente. En cuanto a las calles del pueblo, estrechitas y con bajadas y subidas, éstas rodean o se incrustan también a la montaña de una manera muy bonita y espectacular. Pensar que el ser humano ha sido capaz hace miles de años con los rudimentarios medios técnicos que poseía entonces de “unirse” –en cierto modo– a la montaña de esa forma tan hermosa, ¡impresiona mucho! Es algo verdaderamente digno de admiración. Para finalizar, sólo me queda por hablaros de su puente romano, de su iglesia parroquial del siglo XV, de su espectacular mirador, de sus cuevas y en la parte baja del pueblo, de sus restaurantes con comida típica y vinos de la zona, así como de su playeta en la que después de haberse refrescado en el río, uno puede tumbarse a la sombra de los álamos y pinos que la rodean. Todo ello forma parte de las múltiples curiosidades y ofertas de nuestro bellísimo pueblo que le hace tan popular. Y cuando cae el sol, nada más agradable que dar un paseo fluvial por el río para admirar uno de los paisajes más peculiares y espectaculares de la región. En cuanto al cielo, bañado por centenares de estrellas, dicen que es uno de los más puros y bellos de Europa… Así pues, por todas estas razones era fundamental aportar seguridad a la ruta que lleva el viajante hacia nuestro pueblo. Por ello, decidimos confiar para la colocación de los pretiles y barreras de seguridad en la empresa líder y reconocida a nivel nacional e internacional Industrias Duero. ¡Aquí os esperamos!