Comprar maquinaria de segunda mano es una opción segura

Comprar maquinaria de segunda mano es una opción segura

Si te sientes identificado con ese pensamiento que te ordena no comprar un coche nuevo porque pierdes dinero al a hora de venderlo estás de enhorabuena, pues en el artículo de hoy vamos a hablar de los beneficios de comprar maquinaria industrial de segunda mano.

Y es que a pesar de lo que se pueda pensar, en el mercado hay empresas especializadas en la compra y venta de maquinaria industrial en muy buen estado. El mayor ejemplo en este sentido es Alquimecanica, una empresa de referencia nacional en compraventa de maquinaria de obra pública de ocasión, avalada por sus más de veinticinco años de experiencia en el campo de la maquinaria. Ellos son quienes nos han contado los beneficios y el ahorro que supone la maquinaria de segunda mano.

A continuación, vamos a ver por qué al menos debes de plantearte comprar en tu empresa (o para uso particular) productos y bienes de segunda mano, siempre que estén en buen estado. En nuestra opinión, además de la rebaja económica respecto a un bien nuevo, debemos de pensar que estamos ayudando al medio ambiente evitando contaminar con la producción de nuevos productos.

Beneficios de comprar maquinaria industrial de segunda mano.

El primer motivo porque el que deberías de comprar maquinaria de segunda mano es porque ahorras dinero. Es evidente que, si una máquina acumula cierto uso a sus espaldas y también desgaste, su estado va a ser peor que el de otras totalmente nuevas y, por tanto, su precio ha de ser consecuentemente menor. Hay casos en los que el ahorro puede alcanzar un 50% con respecto al precio original, un cambio de cifra bastante perceptible que contribuye a realizar una mayor inversión en otros campos que también puedan ser de interés. Ahorras dinero, y a veces bastante, y lo mejor es que puedes reinvertirlo en otros lugares para mejorar el rendimiento general. En definitiva, es uno de los puntos más positivos e influyentes a la hora de decantarse por la compra de segunda mano.

Igualmente, la devaluación del producto es mucho menor. Cada vez que se vende un producto usado, sea del tipo que sea, su valor va descendiendo a consecuencia del continuo uso. Las cotas de rendimiento de cualquier maquinaria bajan con el paso del tiempo y, por tanto, también lo hace el valor por el que se le pone precio. No obstante, esta diferencia es mucho mayor cuando se pasa de la primera a la segunda mano que cuando se pasa de la segunda a la tercera mano. Por lo tanto, si compras cualquier máquina industrial de segunda mano y, con el paso del tiempo, decides ponerla a la venta para cualquier comprador interesado, debes saber que la pérdida de dinero será mucho menor que si fuera completamente nueva y quisieras venderla.

En las negociaciones puedes obtener mejores condiciones o regalos. Como parte de las negociaciones, o porque simplemente dejen de ser útiles, es posible que al hacerte con estas máquinas de ocasión también recibas herramientas adicionales o accesorios orientados a ser usadas en ellas. Sea para realizar tareas de mantenimiento o para revisar determinados componentes, estos instrumentos adicionales pueden formar parte del paquete que compres. Al hacerte con una máquina nueva, recae también sobre ti la necesidad de buscar todo eso demás que se utilice para mantenerla en el mejor estado posible o aprovechar todas sus funciones. En el mercado de segunda mano, esto no tiene por qué ocurrir.

Y los plazos de entrega se acortan considerablemente. Otro de los grandes problemas del mercado de maquinaria industrial de primera mano son los tiempos de espera. Desde que formalizas tu pedido hasta que lo acabas recibiendo donde lo has solicitado, pueden pasar semanas o incluso meses, algo que descarta automáticamente la realización de una compra de emergencia. Cuando compras algo de segunda mano, puedes trasladarlo en el mismo día si así lo deseas. La diferencia en cuanto a los plazos de entrega que se manejan es abismal y beneficia mucho más a quienes necesitan algo rápido.

Por último, estás ayudando al medio ambiente. No hay necesidad de fabricar otra tirada para volver a ofrecer suministros y que, así, puedas tener tu unidad. El mercado de segunda mano se basa en productos ya existentes, por lo tanto, la ayuda al medio ambiente cae por su propio peso. No se necesita ninguna cadena de montaje, no hay que elaborar más piezas ni nada por el estilo. El comprador, simplemente, se hace con una máquina que ya fue fabricada en su momento y, para colmo, hace lo posible por alargar su vida útil.