Imagen de marca e imagen de producto en tu negocio

Imagen de marca e imagen de producto en tu negocio

Barcelona es una ciudad cosmopolita donde cualquier servicio, comercio o actividad conlleva un riesgo importante y requiere de una inversión en publicidad bastante notoria. Obviamente no es lo mismo tener un negocio en Teruel que en Barcelona o Madrid, por mucho que nos empeñemos. Uno de los principales reglamos de una tienda, tanto física como online, es su catálogo de productos así que os traemos a un fotógrafo que realiza estos trabajos de fotoproducto en Barcelona a precios bastante razonables.

Se trata de S7tart, un fotógrafo de moda y publicidad profesional y con amplia experiencia que puede hacer maravillas con las imágenes. Tener un buen catálogo de productos puede incrementar las ventas notablemente. Tened en cuenta que las personas, muchas veces, compran lo que ven, por la vista. Si algo es atractivo estéticamente llama la atención, sino lo es, aunque sea el producto que necesitan, puede pasar desapercibido o que, simplemente, cambien de opinión.

La imagen de un producto es tan importante que hasta hay marcas que acaban cambiando de imagen y de nombre solo para deshacerse de cierta reputación.

shutterstock_260914097reducida

Ejemplos

Recordemos a “Míster Proper”, todos nos acordamos de él ¿verdad? Ahora tenemos un amigo del personaje muy similar pero ¿por qué no se llama igual actualmente? Ahora se llama Don Limpio y detrás de esta decisión había una razón simple. Mr. Proper es el nombre internacional de la marca y querían tener uno a nivel España así que lo rebautizaron dentro de nuestras fronteras pero, sin embargo, mantuvieron la imagen ¿por qué? Porque ya estaba asociada a su a su marca y era importante que la reconocieran.

Sin embargo, si la marca tiene connotaciones negativas asociadas, el cambio permite reconstruir su imagen: somos menos conocidos pero vamos dándonos a conocer poco a poco ligando nuestra imagen valores positivos. Un ejemplo el caso del Banco Santander en Reino Unido, cuando compró Abbey. Este último no tenía buena fama. Cuando el Santander lo adquirió se cargó la marca y lo unificó. Al principio eran poco conocidos pero gracias a una buena estrategia lograron reconstruir una marca más saludable y recuperar la notoriedad.

La empresa más entrenada en cambiar el nombre a sus productos, lo que en la jerga del sector se llama rebranding, es Danone. Sus conocidos Petit Suisse pasaron a llamarse Danonino; sus Natillas Danone ahora son Danet. Sus yogures con Bífidus Bio pasaron a ser los Activia, debido a que la Comisión Europea obligó a eliminar de ciertos productos el prefijo BIO, y los griegos, Oikos. A veces lo que se busca con esto es, simplemente, diferenciarte del resto.

Danone optó por cambiar el nombre de sus productos para diferenciarlos un poco en el punto de venta del resto de artículos de la misma gama: las Natillas, en general, y las Danet, en particular; los yogures griegos y los Oikos de Danone. En el caso del yogurt griego te podrían acusar, por ejemplo, de que el producto que haces no es exactamente según la receta griega, por lo que si te diferencias, te proteges.