Los diferentes tipos de liderazgo en empresas

Los diferentes tipos de liderazgo en empresas

La existencia de un buen líder en una empresa marcará los resultados de la compañía, ya que sin un buen líder es prácticamente imposible alcanzar los objetivos, o al menos, si el liderazgo podría mejorar se estarán consiguiendo unas cifras muy bajas en comparación a las que se podría llegar.  

Este aspecto es fundamental, y en este artículo vamos a explicar los diferentes tipos de liderazgo más comunes en el mundo empresarial, para poder descubrir qué tipo de líder eres y ver en qué aspectos podrían mejorar cada una de las tipologías. 

· Qué es el liderazgo empresarial 

Antes de explicar los diferentes tipos de liderazgo, hay que tener clara la definición. Y es que no es lo mismo un líder que un jefe. El líder es la persona al cargo de la compañía o empresa que puede influir en el comportamiento de los empleados y la toma de decisiones, pero no solo por su rango, sino gracias a las habilidades sociales, la inteligencia emocional y las habilidades técnicas. Mientras que el jefe es “la persona superior o cabeza de una corporación, partido u oficio”, tal y como define la RAE

Y estas diferencias hay que tenerlas claras si se quiere comenzar a trabajar el liderazgo o mejorar en este aspecto. “Una gran parte de las carencias de una empresa se basan en un liderazgo ineficaz o, en muchos casos inexistente. La definición de un líder, su papel y su responsabilidad son fundamentales para que los empleados de la compañía y los miembros de los diferentes departamentos tengan la coordinación que necesitan, pero también la motivación y la implicación con la propia empresa a la que pertenecen”, explican desde la empresa Action Project, expertos en desarrollo directivo. 

· Los tipos más comunes de liderazgo 

Y tras conocer la definición de liderazgo vamos con los distintos tipos más comunes. Que pueden ayudar a saber qué tipo de líder se es para saber dónde se debe cambiar o mejorar. 

· Liderazgo laissez faire 

“Laissez faire” en francés significa “dejar hacer”. Y esta es la principal característica de este liderazgo, también llamado como no liderazgo. Es un tipo muy liberal, ya que el líder deja total libertad de actuación a sus trabajadores, ya que confía en sus capacidades y conocimientos. Es un tipo de líder que suele dar problemas, ya que no siempre funciona bien en todas las empresas. 

Este tipo de liderazgo tiene algunas ventajas como que la compañía puede seguir funcionando a pesar de que el líder esté ausente o de vacaciones, los empleados cuentan con libertad y no suelen sentirse presionados. Mientras que las desventajas principalmente es que los trabajadores en algunos casos no saben qué directrices seguir, se sienten perdidos, suele causar muchos problemas entre los empleados porque al haber libertad hay más pie a conflictos y suele disminuir la productividad. No obstante, en algunas compañías este tipo de liderazgo funciona bien. 

· Liderazgo autocrático 

En este tipo de liderazgo los jefes y superiores cuentan con el poder y lo hacen saber a sus subordinados, ya que no hay pie a disconformidades con sus decisiones y los empleados tienen que acatar sus órdenes y no oponerse a ellas. 

Es un liderazgo muy negativo, que si se lleva a cabo hay que cambiar por muchas razones. Principalmente por los trabajadores porque habrá un mal clima de trabajo, presentarán estrés, reducirá su productividad (a pesar de lo que se pueda pensar) y sobre todo, no tendrán vinculación emocional con la compañía, a la mínima querrán cambiar de empresa y no querrán dar su mejor versión, simplemente trabajar para no ser reprendido. Y esta forma de liderazgo es muy negativa para la compañía, fundamentalmente por la falta de sentimiento de los trabajadores con la empresa, pero también por otros motivos. Por ejemplo, los trabajadores nunca replicarán las decisiones a pesar de que sepan que se podrían realizar algunas acciones de manera más rápida y efectiva, intentarán tapar cualquier tipo de problema y no informar a los superiores y nunca aportarán consejos e ideas para mejorar la empresa. 

· Liderazgo democrático 

El liderazgo democrático es un tipo de liderazgo que suele aportar buenos resultados, aunque también depende del tipo de compañía, sector de actividad y empleados. El liderazgo democrático se basa en la implicación de los empleados, fomenta la participación, evita el autoritarismo y promueve la comunicación y el trabajo en equipo. No obstante, todas estas cuestiones son importantes, pero siempre la última decisión recae en el líder. 

Es muy beneficioso para una compañía porque hay un buen clima de trabajo, los empleados se sienten valorados, pero al mismo tiempo el líder conoce la opinión de los trabajadores pero es él en que en base a al conocimiento y su opinión escogerá el rumbo a tomar. 

· Liderazgo transaccional 

El liderazgo transaccional es un tipo de liderazgo que se basa en recompensar el trabajo bien hecho de los empleados y las metas alcanzadas a través de incentivos, normalmente económicos. No obstante, al igual que los logros son recompensados los errores también suelen estar asociados a un castigo. Es un liderazgo que suele funcionar bien en muchos sectores, aunque no en todos, principalmente hay que alejarlo de aquellos sectores donde la creatividad e imaginación sean fundamentales. 

Con este tipo de liderazgo los trabajadores siempre quieren dar lo mejor de sí mismos, ya que con buenos resultados saben que serán recompensados y con malos serán penalizados. Mientras que la compañía puede gozar de una gran productividad. Pero el liderazgo transaccional también es negativo, fundamentalmente porque la comunicación suele ser muy débil, el líder suele dejar claros los objetivos y metas a alcanzar, pero no suele fomentar la comunicación entre los miembros del equipo y entre diferentes departamentos, además todos saben que deben hacer y no buscan la innovación. 

· Liderazgo transformacional 

Un líder transformacional se centra en el capital humano de su compañía, confía en ellos, valora el compromiso e intenta que la comunicación sea fluida entre diferentes departamentos y rangos. También fomenta la creatividad, la motivación e implicación de todos los miembros de la compañía en base a la confianza, los valores y unos objetivos a largo plazo. 

Más que nada este tipo de líderes son seguidos por los empleados no por su rango ni sus conocimientos, sino por su carisma y porque inspiran confianza.   Estos son los principales tipos de liderazgo, es importante identificar cuál se está ejerciendo (en el caso de que seas un líder empresarial) para saber en qué deberías mejorar o cuál es el tipo de liderazgo que mejor funcionaría en tu compañía.