Piscinas: un elemento cada vez más característico de nuestro entorno

Piscinas: un elemento cada vez más característico de nuestro entorno

Todo lo que tenga que ver con un buen clima tiene un enorme potencial en España. Precisamente ese es uno de los motivos por los que nuestro país es una referencia total y absoluta en lo que tiene que ver con turismo. España tiene un clima privilegiado que nos permite disfrutar de una temperatura más templada que el resto de países europeos. Y eso se refleja, por ejemplo, en la cantidad de hoteles o de negocios que se encuentra cerca de la costa. Y es que no es para menos. Una oportunidad así no hay que desaprovecharla.

Uno de los ejemplos que mejor explica lo que acabamos de explicar tiene que ver con las piscinas. En España es muy común encontrarse con todo tipo de piscinas. Y es que es el instrumento característico del verano no solo en el interior peninsular, sino también en la misma costa, donde la competencia con la playa suele ser habitual y puede llegar a limitar el poder de las piscinas nacionales. Las piscinas, desde luego, son necesarias para combatir el calor y disfrutar de nuestro tiempo libre con independencia de cuál sea nuestra posición económica, nuestra edad y cualquier otro aspecto que nos defina.

En España, según la página web de El Periódico de Extremadura, existe un total de 1 millón de piscinas entre las que son de uso público y las que son privadas. Cada pueblo tiene la suya por muy pequeña que sea. Y, en determinadas zonas, cada casa tiene la suya. El caso es que existe un acuerdo generalizado en nuestra sociedad que deja claro que un elemento como lo es la piscina es necesario para hacer de nuestra calidad de vida algo mucho más real. Y es que la piscina es una necesidad durante buena parte del año para mucha gente.

Otra noticia, en este caso publicada en el portal web eltiempo.es, informaba de que en España hay una piscina por cada 40 ciudadanos, algo que pone de manifiesto la enorme cantidad de construcciones de este tipo que hay en nuestro país. Y es que no es para menos. Hay que tener en cuenta la cantidad de gente que decide acudir a este tipo de lugares en verano. Seguro que estaréis con nosotros al afirmar que un porcentaje tremendo de nuestra población va al menos una vez al año a la piscina. Y es que es sano hacerlo, aunque sea para desconectar unas horas de la rutina que todavía los agobia durante el verano.

Las piscinas constituyen un tipo de edificación bastante común en un país como el nuestro como consecuencia del tipo de clima que tenemos. El tipo de empresas que se dedican a levantar piscinas tienen un volumen de trabajo siempre importante en cada una de nuestras ciudades. Así nos lo han contado los profesionales de Cupoola, una entidad especializada en la construcción de cúpulas para piscinas, algo que cada día es más habitual y que vamos a empezar a ver cada vez con más asiduidad en las piscinas de uso público.

La piscina, principal foto del entretenimiento estival 

Cuando llega el verano, llega la época en la que un porcentaje alto de españoles tiene más tiempo libre de todo el año. Las vacaciones de los más pequeños en el colegio se unen a las de sus padres en el trabajo. Es un buen momento para que la familia al completo disfrute de unos días lejos de cualquier preocupación y la piscina suele convertirse en el foco principal de este disfrute. Y es que una de las escenas típicas del verano español es la de la familia sobre el césped del recinto de una piscina, comiendo y disfrutando de todo lo que rodea al verano y a su tiempo de asueto.

Además, huelga decir que, en este periodo, buena parte de las horas del día las pasamos en la piscina. Solemos estar una media de 4 horas, pero hay familias que deciden ir a pasar el día entero a la piscina y que pueden llegar a las 11 y marcharse sobre las 7. Suele depender de la edad que tengan los más pequeños y pequeñas. Pero lo cierto es que, sea como sea, disfrutar es siempre algo que suele ser habitual cuando entramos en una piscina. Y la verdad es que esto vale su peso en oro. Y tened en cuenta que ahora tenemos la posibilidad de disfrutar de las piscinas (climatizadas y cubiertas, claro está) durante todo el año.

Está claro que la pasión por las piscinas no está haciendo sino crecer en el interior de nuestras fronteras a medida que pasan los años. Y es que es una de las mejores maneras de crear momentos que vayamos a recordar durante toda nuestra vida, rodeados de las personas que más queremos y en un entorno que realmente nos gusta y en el que nos quedaríamos de por vida. Ir a la piscina es un evento que hay que aprovechar y que, en definitiva, nos permite reencontrarnos con nosotros mismos y con todos los que nos rodean.