¡Por fin llegan los carnavales!

¡Por fin llegan los carnavales!

Imagen 2 para La Casa de los disfraces...

Se aproxima febrero y con él… ¡los carnavales! ¡Qué ilusión! Somos una pandilla de amigos a la que le encanta disfrazarse. Nos conocemos casi todos desde la infancia. Ya de pequeñitos en la escuela recuerdo que nos encantaba disfrazarnos. Tengo de hecho unas fotografías de aquellos tiempos que son para morirse de risa. A veces elegimos un tema y otras veces no… ¡Depende! Lo que sí tenemos claro es el lugar en el que compramos nuestros disfraces. Todos nuestros atuendos los encargamos en efecto en la tienda online La Casa de los Disfraces, una auténtica caverna de Alí Babá en la que encontramos de todo y al mejor precio, una tienda que hace posible lo imposible, y veraz lo inverosímil… Un antro para la diversión y el buen humor. En los tiempos que corren, ¡la verdad es que se agradece!

Nos encantaría un día participar al Carnaval de Río de Janeiro. No sé si lo sabréis pero es el más importante y el más grande del mundo. Cada año reúne a miles y miles de personas. ¡Es algo “sobrenatural”! La gente desfila bailando, ataviada con trajes coloridos, plumas, semidesnuda o pintada. ¡Durante cuatro días los participantes cantan y bailan sin cesar! Aunque no se acuerden entonces de los orígenes, sí que cabe destacar que la danza es un símbolo de los momentos en que los afrobrasileños reivindicaban su libertad. ¡Wau! ¡Debe ser tremendo! ¡Qué envidia! De momento lo veo por el cable… Pero un día yo también participaré.

Los carnavales suelen empezar antes del inicio de la Cuaresma Cristiana, iniciándose con el Miércoles de Ceniza, que puede variar según el año (entre febrero y marzo). Pero el denominador común y las características propias a todos los carnavales del mundo son la permisividad y el descontrol. Durante unos días los problemas de todo tipo quedan relegados a un segundo plano, ¡sólo importan la diversión y el buen humor! Algunos historiadores sostienen que los orígenes de esta festividad se remontan a las antiguas Sumeria y Egipto, hace de ello más de cinco mil años, con celebraciones muy parecidas en la época del Imperio Romano, costumbre que se fue expandiendo en Europa y llevada por los colonos portugueses y españoles a América alrededor del siglo XV.

Nosotros, al cumplir nuestra quinta los cuarenta, hemos decidido ir vestidos este año 2016 de ochenteros. No es que sea muy original, pero nos place recordar aquellos viejos tiempos, nuestra juventud… y la verdad es que mirando hacia aquellos años, nos parece mentira que fuésemos tan liberales y originales. ¡Divina época! ¡Qué movida! Pues me temo que en la actualidad grupos como Tos, Mamá, Alaska y los Pegamoides, Siniestro Total, Radio Futura, etc., pudiesen cantar lo que cantaban entonces sin ser tachados de indecentes e inmorales. Porque hay que reconocer que en estos últimos años –en lo que se refiere a la libertad de expresión– hemos retrocedido bastante. Bueno, por lo menos eso es lo que me parece a mí, la sensación que tengo…

Pero volviendo a lo nuestro. En la tienda de disfraces online encontraréis de todo, para todos los gustos y bolsillos. Disfraces sumamente originales y divertidos. Para ello disponen de un amplio catálogo, organizado por géneros y por temática. Veréis que tienen disfraces medievales, de carnaval (son los que más nos interesan de momento), de superhéroes, de payasos, de mujer, de hombre, de bebés y niños… ¡Y todavía más! Todo ello de forma fácil y rápida en la Casa de los Disfraces. Y si os corre mucha prisa, también tenéis la opción del envío en veinticuatro horas, un envío que os costará tan sólo seis euros pero que os puede salir gratis si vuestras compras superan los cien euros. Entonces… ¿A qué esperáis?

Deja un comentario