Cómo triunfar en la inauguración de tu sucursal

Cómo triunfar en la inauguración de tu sucursal

Madrid es, según diversos estudios realizados por el Ayuntamiento en colaboración con las universidades de la comunidad autónoma, la mejor ciudad de España para emprender, ya que el volumen de negocio de la capital española supera con creces al de cualquier otra ciudad del país. De ahí que muchas empresas de Barcelona, a la hora de expandirse, piensen en hacerlo abriendo sucursales en esta ciudad. Este primer día en el que se abre en Madrid la compañía o la sede de la misma, es fundamental hacerlo bien para dejar buen sabor de boca entre los asistentes y futuros clientes con este catering para empresas en Madrid y también con una atención única a los invitados.

Y es que quedar bien nos hace tener mucho ganado. Una mala impresión a la hora de darnos a conocer es posible que eche para atrás a muchos clientes y a socios que deseen hacer negocios con nosotros, por lo que este primer día es clave.

Una inauguración es sencilla de organizar si la podemos prever con tiempo. En este caso, al ser de una empresa, que precisa un largo periodo para constituirse, habrá espacio de sobra para poder empezar a trabajar en ella con el tiempo suficiente para no dejar nada a la improvisación.

Lo primero que debemos hacer en pensar más o menos en una cifra aproximada del número de invitados que vamos a tener en el día de la inauguración de la empresa. Sería conveniente que esta celebración la hiciésemos en las propias instalaciones de la misma para así llevar a cabo luego un tour por estas y darlas a conocer en el día en que posiblemente más relucientes estén.

Para establecer esta cifra de invitados, debemos tener en cuenta que conviene que nos acompañen futuros clientes, posibles socios, personas con las que vayamos a tener un trato habitual, como el encargado de la sucursal del banco con la que vayamos a trabajar, miembros también de nuestra propia empresa, etc. No podemos olvidarnos de nadie, ya que sería hacerles un feo muy grande.

Cuando tengamos esta lista, debemos empezar a enviar las invitaciones, siempre con al menos un mes de antelación para poder tener confirmación de asistencia al evento. Si en el último momento nos damos cuenta de que sí que nos hemos olvidado de alguien, los expertos en protocolo recomiendan que echemos la culpa a un tercero, que digamos que el mensajero extravió la invitación y que la volvemos a enviar de forma urgente. En estas invitaciones es conveniente explicar el programa de la inauguración, así como especificar si son personales o si se puede acudir con acompañante al acto.

A todos nuestros invitados, como decíamos, les haremos un recorrido o tour por las instalaciones de la empresa, para que vean de primera mano cómo trabajamos y con qué materiales y maquinaria o equipos informáticos de calidad. Asimismo, sería conveniente también, a la hora de la comida, pasar por retroproyector un vídeo sobre la empresa y su labor desde sus inicios hasta su expansión a Madrid.

La comida es uno de los puntos fundamentales en el que no debemos fallar. Y para que esto no ocurra, lo mejor es encargarlo a un catering para empresas de prestigio, como es En tus fogones. Ellos se encargarán de todo, no solamente de la comida, sino también del menaje necesario para todos los invitados, así como del servicio a los mismos y de los elementos necesarios de decoración, como pueden ser los centros florales de la mesas.

Agasajo y despedida

Uno de los momentos también importantes en la inauguración será el de la despedida, donde debemos decir adiós de forma atenta e individualizada a cada uno de los asistentes, agradeciéndoles que hayan acudido a la celebración. Este es el momento más adecuado para hacer entrega a los invitados de una bolsa con un dossier sobre la compañía, así como los datos de las personas con la que contactar en la empresa, y si el presupuesto nos lo permite, un pequeño regalo o detalle recuerdo de ese día.